CONGRESO JUVENIL

Manuela Rendón Osorio, Parroquia Divino Niño de Turbo

Empezaré diciendo que Dios siempre nos da muchas sorpresas en la vida, a veces nos pone a dar muchas vueltas para mostrarnos su camino y darnos enseñanzas, pero Él siempre se sale con la suya.

El Espíritu Santo actúa grandemente en nuestro tiempo y el amor de Dios se nos va regalando constantemente a cada uno de los jóvenes desde lo más hondo de nuestro vivir a diario.

en el Congreso Juvenil Diocesano realizado los días 3,4 y 5 de noviembre de 2017 en el municipio de Turbo, llamado Emmanuel "Dios con nosotros" y con su lema: " ¿a quién buscan? fueron, vieron y se quedaron con Él" Jn 1, 38-39, fue una experiencia de encuentro cercano con Jesús, para cada uno de los jóvenes participantes tanto en los momentos de oración como en las demás actividades realizadas, yo principalmente me siento muy feliz por haber participado de tal encuentro maravilloso con Jesús, Él siempre busca la manera de llevarnos a él para que le sirvamos con alegría y le amemos constantemente.

Esta experiencia me ofreció como joven la posibilidad de mirar la propia vida a la luz de la fe, profundizando en mi relación íntima con Dios.Me di cuenta que existe como un cierto “miedo” a hablar de Dios y de la vida cristiana, por no ser tema de actualidad para muchos jóvenes. Pero también me di cuenta que existen muchos jóvenes que como llevan un proceso de encuentro con Cristo han dejado atrás este miedo y han decidido poner a Jesús como centro de sus vidas, lo cual se pudo comprobar en el Congreso Juvenil, la alegría que se pudo vivir constantemente en todo el encuentro, se sentía un ambiente de gran amor, unión, felicidad, compromiso, servicio y muchos aspectos más que no alcanzo a explicar con simples palabras.

Encontrarse con los otros jóvenes de la zona de Urabá-Darién es amar y seguir una misma persona, un mismo ideal "Jesús”. Dios es aquel que siempre sale en busca de nuestro encuentro y él es aquel que siempre nos busca primero antes de buscarlo nosotros a Él por ello decidió reunirnos a todos como Iglesia joven en este gran encuentro el cual yo me sentí extremadamente acogida, alegre, sentía una gran presencia amorosa que reinaba en todo el lugar.

Nuestro Padre Dios, que nos creó por amor, tiene un propósito concreto para cada uno de nosotros: vivir esta vida en plenitud, aprovechando al máximo cada una de las experiencias que el permite que vivamos, seguir sus caminos es de gran vida y alegría, este encuentro fue un gran medio para poder enriquecerme más de su presencia como joven, que busca a ese Dios vivo, ese Dios que llama sin importar como somos, sino como seremos luego de encontrarnos con Él.

Doy infinitas gracias a Dios por este encuentro Diocesano Juvenil, muchos creen que los jóvenes no buscan a Dios, pero es todo lo contrario a Él es el que principalmente buscamos a diario porque sabemos que nos ama y espera mucho de nosotros.

La Hna. Andaris como Delgada de la PJVM respondió a ese gran llamado que Jesús le hizo y a la misión que le dio de darle nuevos jóvenes a Jesús para que lo sigan en el testimonio y en el servicio al otro y junto con un equipo central de la PJVM, bienhechores y demás personas lo han logrado muy bien, Jesús y la Virgen María se deben encontrar infinitamente agradecidos y muy felices por nuevos jóvenes que van cada vez más cerca de un encuentro plenamente con Dios.

En conclusión puedo decir que Jesús nunca da ideales pequeños, Él siempre da a sus discípulos ideales grandes un encuentro como estos no es fácil de realizar, pero Jesús da la fuerza y la posibilidad de que se realice, porque los caminos buenos siempre llevaran a lugares y resultados buenos.

El Congreso Juvenil Diocesano fue para mí una experiencia única vivida, una experiencia que deja una marca tan eficaz en la vida imposible de borrar. La alegría de ver tantos jóvenes alabando y buscando el encuentro con Jesús no tiene precio, además Jesús siempre colma la necesidad que Él mismo coloca en nuestro corazón. Sentí en tal encuentro la mirada de Jesús y fue una mirada que no juzga, que no reprocha, que no quita nada, y finalmente una mirada que me hizo sentir profundamente amada y fue ese amor el que movilizo mi vida y empezó hacer en mi algo nuevo, porque LA MIRADA DE JESUS CAMBIA LA VIDA y ¿dónde me cruce con esa mirada? fue en el Congreso Juvenil Diocesano.

Vaticano CEC CELAM
Curia Diocesana
Calle 100 N° 94A - 109 - B/. Chinita
Apartadó - Antioquia.

Horario de Atención
Lunes A Viernes
8:00 a.m. - 12:00 m.
1:30 p.m. - 5:30 p.m.

Teléfonos
Tel. (4) 8280357 / 8285257 - Fax (4) 8290072

Extensiones Telefónicas
-Asistente Administrativo  123
-Cancillería 108
-Comunicaciones 117
-Contabilidad 102
-Talento Humano 105
-Tesorería 106